Prejuicios

Muy buenas, queridos blogueros, amigos y curiosos (no tengo más remedio que saludar aquí a Estefanía Jiménez que empieza muchas de sus entradas con “Hola curiosos”).

Como dijo nuestra amiga Agatha una vez en su blog, en muchas ocasiones se interactúa entre los diferentes blogueros y unas entradas dan lugar a otras. Tal vez son muchos los pensamientos que nos abordan y queremos limitar nuestro blog a un solo ámbito, entonces decidimos refrenar nuestra espontaneidad para no decir aquello que nuestro impulso quiso decir. Ayer, por ejemplo, a mí me pasó. Sentí el impulso de comentaros algo que no tiene que ver con libros y letras y luego me lo repensé y decidí no escribirlo. No tenía demasiada importancia pero lo pongo a modo de ejemplo.

¿A qué viene todo este preámbulo? Pues a que gracias a una entrada de nuestra Sadire, acertadísima por cierto, hoy decido yo también poner el dedo en la yaga de los prejuicios.

Esta mañana me encontré esta ilustración que pretende ser hermosa ( seguramente lo fuera si yo no fuera tan quisquillosa):

leo y soy lindaY yo quiero decir sencillamente que me gusta leer, me encanta, me apasiona y … me gusta maquillarme, vestirme bonita, arreglarme el cabello y pintarme las uñas, salir y tomar unas copas, bailar, conocer gente… es decir, una cosa no invalida la otra, ya basta de prejuicios que nos atribuyen un físico, una mentalidad, o una forma de vida.

Además creo que este tipo de ilustraciones no influirán positivamente en que una chica joven agarre un libro… no es que diga que haya que dibujar una tía buena con un libro en la mano para incitar a la lectura, pero tampoco vayamos a otros extremos (y que conste que la chica que está leyendo me parece encantadora, pero bien podría ser una que se está pintando los labios porque va a salir).

Y eso es todo por hoy.

Os dejo un saludo, un abrazo y un beso (cada uno que recoja lo que corresponda jajaja).

 

 

 

Anuncios

De ánimos, desánimos y otras historias.

Muy buenos días de miércoles, mis queridos compañeros blogueros, también bienvenidos a los visitantes que no dicen nada pero que están.

Tengo dos noticias y las dos son buenas.

La primera es que Agatha, nuestra compañera bloguera, ha anunciado en su twitter que regresará el día 1 de octubre con sus artículos y reseñas. Biennnnnnnnnn ¡¡¡¡¡ Ya se la estaba extrañando.  Os recuerdo que su nombre real es Iris Montes y que tiene a la venta en amazon su novela Nueva York para dos.

Espero y deseo ( y algo he leído en sus redes sociales) que nos sorprenda próximamente con alguna historia.

En segundo lugar, y de ahí el título de la entrada, es dejar un ánimo para todos los escritores independientes; no lo dejen y sigan confiando en sus sueños. ¿A qué viene esto? Pues viene a que, de repente, le echas un ojo a tus ventas y te das cuenta que cada libro que has escrito es una posible venta, a veces basta con que un lector se quede enganchado a una forma de escribir que le gusta para que compre el resto de tus libros. 

He de reconocer que la última sorpresa que me he llevado ha sido con Tras las huellas de tu piel; el misterio de una búsqueda, que tras un año de publicación y recién salido hace unos veinte días del top cien ( todos sabemos que estar en el top cien es una garantía de visibilidad) vuelve a colocarse entre los primeros puestos de su categoría.

escritorio 1.png

¿Esto es promoción? Pues sí, es promoción, pero basada en una realidad, en una sorpresa, en algo bonito… Una cruza los dedos deseando que le guste al lector y fidelizarlo para siempre, aunque ya sabemos que la fidelidad es un término muy relativo.

Y como sí, es promoción, os dejo el enlace para que le echen un vistacito los nuevos ( agradecida de que estéis por aquí) y los más antiguos tampoco os salgáis de la fila jajaja…

Sinopsis:

Amanda Andrade y Reyes Alonso parecen ser la misma persona con algunos años de diferencia.
Reyes Alonso desaparece en la ciudad de San Expédito sin dejar rastro. Ocho meses después de su desaparición aún no se ha encontrado su cuerpo.
Roberto Hernán se queda estupefacto el día en que su hijo, Hugo, le presenta a su nueva novia. Es idéntica a Reyes aunque mucho más joven.
Lo que parece ser solo una casualidad se convierte en algo mucho más peligroso cuando Roberto descubre que Amanda no solo tiene la misma piel y el mismo rostro que Reyes, sino que además los tatuajes de su cuerpo son idénticos a la desaparecida.
Iris, una joven con dones extrasensoriales, y su novio descubren que Reyes está viva en algún lugar cuando son testigos de extrañas circunstancias en el apartamento de Reyes. Investigando su desaparición llegan hasta la joven Amanda Andrade.
¿Quién es esa chica igual a su amiga? ¿Cómo es posible que ame al hijo del hombre que amó Reyes? ¿Qué tipo de conexión hay entre ambas historias?
Lo que comienza siendo solo una intuición hunde sus raíces en una historia ocurrida muchos siglos atrás en una civilización completamente distinta de la era actual donde unos sacerdotes druidas se proponen sacrificar a un bebé en un rito de ofrenda a un dios pagano.

Y nada más por hoy, amiguitos y compañeros, os deseo un feliz miércoles y sigo atenta a vuestras entradas.

Besazos y mucha creatividad.

 

Otras entradas:

Reseña: “La princesa del tártaro” de Maria del Mar Meseguer

Recomiendo: “Encuentros en la séptima fase” de Cándido Macarro.

De promo: Engaaaa que te lo dejo gratissss

Una nueva vida para Meg ( nuevo ebook)

Recomiendo: Tentaciones otoñales de Viviana Lizana Urbina.