¿Cuántos personajes se deben crear?

Sólo te puedo dar una respuesta : Los suficientes para que el hilo de la trama se desarrolle.

Claro, es una respuesta obvia, no te aclaré mucho ¿verdad?

Seguro que estás cansado de leer documentación sobre personajes, modos de escribir una novela, comienzos, finales, lo que debes hacer, lo que debes evitar, si debes escribir en primera persona o usar un narrador… Y es que la verdad todo depende de tu creatividad.

Escribe lo que desees, como lo desees, alterna voces si eso es lo que te pide el cuerpo, y si después piensas que no está bien entonces repasa lo escrito, pero no dejes de escribir para aprender como tienes que escribir.

Dicho esto, mi consejo si no te quieres complicar mucho la vida,  es que hayan un par de personajes sobre los que gire la trama, en realidad, con dos personajes se podría hacer una novela ( no sería un mal ejercicio intentarlo) , sin embargo, si queremos que las cosas nos resulten más fáciles, lo normal es que haya dos centrales, un par de ellos apoyando y afianzando a los dos centrales y con ello ya tendríamos seis personajes.

Es tu propia creatividad la que te pedirá mayor o menor importancia de los secundarios en la trama, suele ocurrir que llega un momento en que cogieron peso en la historia, si consideras que su intervención es lo suficientemente importante para el desarrollo de la novela tendrás que darles una profundidad, contar porque son tan importantes para los protagonistas.

Trata de limitar las subtramas en una novela. Al lector le interesan los personajes que tratan la idea, así que debes diferenciar entre darle profundidad a un personaje secundario y crearle una vida que el lector no seguirá porque le interesa la historia que ya le estás contando y no otras.

Suerte y que tengas un día lleno de creatividad.

Anuncios

Nueva novela y un par de alegrías.

Hola amigos blogueros en esta calurosa tarde de sábado.

Hoy quiero hablaros de una nueva novela pero matizar un poquito.

Aquí os dejo la novela en cuestión. El asesinato de Aveloc.

Cuando digo que voy a hacer una consideración al decir lo de nueva novela es porque se me hace necesario deciros que esta novela la escribí hace muchos años, pero muchos. No os digo más que estaba en el instituto aún.

Mis padres, dos ancianitos encantadores, guapísimos y divinos, pero necesitados de ayuda ya por la edad, se han venido a vivir a la misma ciudad que yo para que pueda estar pendiente de ellos. Es decir que están mi adolescente, mis pequeños, mis animales, mis padres y algún que otro despistao. Como iba diciendo mi papi me rescato del trastero de su casa dos novelas que escribí siendo aún una adolescente. Una de ellas El asesinato de Aveloc, aún legible, la otra intento aún descifrarla jaja…

Tengo que contaros que apenas ha sufrido algún retoque, concretamente un par de detalles que creo que no estaban bien conectados. Fue muy bonito para mí reencontrarme con la adolescente que fui a la que ya le gustaba inventar historias que las amigas leían y que me granjeaban el elogio de los profesores. Pero aún así me siento en la obligación de advertiros que tenía dieciséis años cuando la escribí.

Esta entrada está dedicada especialmente a Carlos, ese bloguero maravilloso que siempre está ahí para ayudar a los demás, agradecerle que haya leído todas mis novelas y que siempre tenga palabras de aliento para los autores indie , así como que fueron sus palabras las que me decidieron a escribir esta entrada ya que tenía mis dudas sobre si debía promocionarla al ser una novela escrita en mi adolescencia. Podéis ver su increíble blog pinchando aquí.

RUBIA LEYENDO

Y ahora las dos alegrías que no se me vayan a olvidar.

Dos de mis novelas vuelven a estar en el top cien de las más vendidas en fantasía urbana: La princesa del Tártaro y Los pergaminos de Byronia.

Os dejo el enlace de las dos:

Pues hala, queridos, ya tenéis tres novelicas para leer este verano, no tenéis excusa ya, podéis elegir entre un asesinato crudo y duro, una princesa en apuros sobrenaturales y unos pergaminos en la aldea donde está prohibido el amor carnal, ahí os lo dejo.

Os dejo un besazo a todos.

Nos seguimos leyendo.

No me iré sin decirte donde voy. Laurent Gounelle.

md22909153077.jpg

Os cuento que este libro de autoayuda disfrazado de novela lo leí apenas salió.

Merece la pena tanto el argumento bien llevado como la forma en que el autor sabe instruirnos en una serie de consejos para el fortalecimiento del carácter.

Me sorprendió porque casi esperaba un thriller con tintes románticos y sí, tintes románticos tiene, pero ni de lejos es el motor de la historia, como tampoco el suspense mantenido hasta la última página. Lo que se hace verdaderamente interesante es ver como el protagonista va adquiriendo solidez y fuerza en un temperamento miedoso y resignado.

Os dejo su sinopsis y os animo a que lo leáis porque se puede aprender bastante con él. Seguro que en alguna de las situaciones que plantea os sentiréis identificados.

Alan es un joven que ha perdido el amor de su vida y las ganas de vivir. Cuando está a punto de saltar de la Tour Eiffel, un desconocido se le acerca para proponerle un experimento: seguir todo lo que le diga para crearse una nueva oportunidad de vida completa. Alan acepta y se embarcará en diferentes pruebas que lo conducirán a ser él mismo y libre en cada situación vital. «- ¿Mi primera tarea?- Si, tu primera misión, si prefieres. Lo que deberás hacer mientras esperas nuevas instrucciones.- No sé si lo entiendo…- Has vivido cosas que se han quedado, de alguna manera, grabadas, condicionando la manera en la que ves el mundo, la manera de comportarte, tus relaciones con los demás, tus emociones… El resultado de todo esto es que esto no funciona, por hablar claro. Te causa problemas y te hace ser infeliz. Tu vida será mediocre mientras la vivas así. Hay que hacer, pues, algunos cambios. […] Es necesario que vivas una serie de experiencias que hagan evolucionar tu punto de vista, que te lleven a superar tus miedos, tus dudas y tus angustias...

(Yo hice la técnica de tocarle las pelotas a la dependienta de una joyería para luego no llevarme nada. Alguna vez me he sentido ” maltratada” en una tienda carísima por llevar pinta de pobretona).

Un besito a todos y feliz fin de semana.

¿Os gusta ver las descripciones de los protagonistas de una historia o preferís imaginarlos?

Hola compis…

Iniciamos la semana con esta preguntilla que me hago al amparo de mi café.

cafe y escribir

A mi, particularmente, me gusta imaginarlo si acaso ayudada por leves pinceladas como  “poniendo sus cabellos castaños detrás de la oreja”  ó “me miró con sus ojos profundos como el mar”  ó “ me sonrió con sus labios llenos y sensuales” … pero no me gusta que me den la muestra entera.

Y, definitivamente, lo que no me gusta es que el autor no me diga nada del personaje, que yo me lo guise y me lo coma, me lo imagine solita, ya lo tenga en mi mente y , de repente, a mitad de la novela me suelta que tiene el pelo rubio o los ojos castaños y me diga ” pero coño, si el mío era moreno y de ojos verdes” … y me llevo unos disgustos…

Ahí os lo dejo para quien tenga a bien contestarme, cosa que yo agradeceré enormemente.

Besitos a todos y feliz inicio de semana. Venga que ya queda un día menos para el viernes.

 

Otras entradas:

Hoy cumple un añito una de mis criaturas literarias … TRAS LAS HUELLAS DE TU PIEL

Con lo bonita que es y nadie la quiere …

Mi nueva novela : La princesa del Tártaro.

 

Tsundoku: La enfermedad de los lectores.

Que no me lo invento, amigos míos, existe como tal desde hace poco menos de tres años y se llama Tsundoku  ( los japoneses que a tó le tienen que poner un nombre).

Puede que la palabra Tsundoku suene algo extraña y poco conocida, pero si realmente eres un lector que se precie seguro conoces ese sentimiento irresistible de comprar un nuevo libro aunque ya tienes varios sin leer en casa. Esa incontinencia es lo que los japoneses definieron como la enfermedad que atormenta a los lectores: el Tsundoku.

Yo tengo tsundokemia … bueno, vale, esa palabra me la he inventado, pero ya podían los nipones poner un nombre a los que la padecemos… veamos, si tienes diabetes eres diabético, entonces si tienes Tsundoku eres Tsundokético, o no?

No veo yo a nadie aquí en España llamando a su jefe y diciéndole ” no voy a ir porque quiero leer el último de John Green, y no puedo hacer nada por evitarlo, soy tsundokética, igual hasta pido la baja”.

imagen para blog.jpg

En fin, confiemos en la filosofía oriental que algo llevan los chinos entre manos para darle un nombre a lo que todos sabemos que es una pasión.

Os dejo el enlace por si queréis echarle un vistazo:

http://noticias.universia.es/cultura/noticia/2016/08/11/1142588/tsundoku-enfermedad-atormenta-lectores.html

Buen finde 🙂

 

 

 

Diez cosillas personales sobre la reina del Crimen: Agatha Cristhie.

Hola amiguitos blogueros, visitantes y compañeros, no me quiero hacer larga así que daros todos por saludados con todo mi cariño.

Vamos, pues, a esas cosillas de Agatha que me fascinan. ¿Por qué? Pues porque es la autora más traducida de todos los tiempos, la tercera más vendida con solo Shakespeare y la Biblia por delante, tiene una forma de tratar el misterio que engancha, y recientemente he releído Cinco cerditos ( y no quiero engañar a nadie, también he visto la peli comiendo palomitas).

En primer lugar destaco  de ella su increíble humildad.

agatha cristhie.jpg

La creatividad se puede conseguir de muchas maneras; fregando platos de una forma especial, cocinando ricas recetas, dibujando, escribiendo, cantando, decorando tu jardín… la única diferencia es que algunas de esas maneras están mejor pagadas que otras.

En fin, que esto lo diga una mujer que escribió 66 novelas policíacas, 6 novelas rosas, y catorce relatos cortos, todos ellos siendo éxitos de ventas, demuestra la humildad que solo pueden tener los grandes creadores. Y esto lo digo porque observo mucha tontería en el mundo literario.

Un dato que me resulta curioso es que escribía en todas partes. Es decir, lo mismo se ponía en el escritorio de su casa, que iba cambiando de habitación y se sentaba en un sillón frente  a la ventana, que se salía a su jardín, que escribía durante el trayecto de un tren… Aseguraba que se aburría escribiendo siempre en el mismo lugar y que necesitaba cambiar de aires para que la inspiración no se evaporara. Hoy en día en todos los talleres literarios nos dicen que hay que escribir en un lugar destinado al efecto con objetos de nuestro agrado alrededor, con pocas distracciones y siguiendo siempre una rutina ( hale, a chuparse esa mandarina).

agenda

Era una mujer muy tímida, apenas concedió entrevistas en su vida y prefería rodearse de libros que de personas. Algunos dirán que esto no es raro en un gran escritor, puede ser, lo cierto y verdad es que su timidez no le impidió casarse en dos ocasiones, una de ellas muy desafortunadamente y encontrando la estabilidad emocional en su segundo matrimonio.

Escribía siempre a mano y tenía una pésima caligrafía. Solo cuando tenía su historia acabada cogía sus libretas llenas de tachones y las reescribía a máquina.

Sus conocimientos sobre venenos, tan recurrentes en todas sus obras, los aprendió cuando trabajó como voluntaria de enfermería en la Primera Guerra Mundial ( recordemos Cianuro espumoso, Cinco Cerditos, Cita con la muerte, Los cuatro grandes). A Agatha lo que más le gustaba era cargarse a la gente con venenos mortíferos, pero ojo, que se sabía como actuaba cada uno de ellos, si la forma de matar era rápida o lenta, si producía algún tipo de parálisis previo a la parada cardíaca. Vamos que era mejor no cabrearla.

Agatha-Christie-escribiendo.jpg

Algo fascinante, curioso y hasta dudoso fue su desaparición durante once días. A pesar de que hay quien asegura que fue una estrategia de marketing, lo cierto es que su primer matrimonio fue penoso y le causó una gran depresión, en esta época fue cuando se produjo su desaparición. Fue encontrada en estado de amnesia. Parece ser que pasó los once días en un hotel donde se registró con el nombre de una de las amantes de su marido ( menudo elemento el marido).

Como octavo dato algo que me llamó mucho la atención; lo primero que escribió fue un cuento y lo hizo porque de niña cayó en una gripe que tardó un mes en desaparecer. Ella dejó que ese cuento lo leyera un familiar y este le dio un consejo que seguiría en su trayectoria creativa durante toda su vida  “ tienes una gran capacidad para escribir pero me irrita tu tendencia a moralizar. No lo hagas. Deja que los personajes hablen, suéltalos, déjalos ser ellos mismos, los lectores los conocerán por lo que hacen, no porque tu les digas como son”.

libros y crithie

Agatha terminó odiando a Hércules Poirot, eso mismo confesó la escritora que decidió poner fin a la saga de su detective más famoso con la obra Telón después de protagonizar 33 de sus novelas. No me extraña, de todo se cansa una.

Otro dato sobre ella que me hizo mucha gracia, era una apasionada del mundo del motor y con las ventas de su primera novela se compró un automóvil.

Y por último, escribió bajo el pseudónimo de Mary Westmacott seis novelas románticas; Retrato inconcluso, El pan del gigante, Lejos de ti esta primavera, La rosa y el tejo, Una hija es una hija y La carga. La propia Agatha aseguró que la que más satisfecha la dejó fue Lejos de ti esta primavera.

rostro agatha.jpg

Quedan muchas cosas por decir de esta gran mujer, una adelantada a su tiempo, dueña de un espíritu libre que más de una vez trajo sombras a su vida, pero he tratado de exponer lo que más me curiosea sobre ella. Dejo en el tintero sus viajes por Oriente Medio que como sabéis inspiró grandes obras como Muerte en el Nilo o su conocido Viaje en el Orient Express, su infancia lectora y sus iconos a seguir, o la decisión de un divorcio en una época en que no era fácil ser una mujer sola.

Un referente en el misterio para leer por todos los que aspiramos a escribir.

 

 

Otras entradas:

La amnesia como argumento en una novela.

Con lo bonita que es y nadie la quiere …

Hoy cumple un añito una de mis criaturas literarias … TRAS LAS HUELLAS DE TU PIEL

Mi nueva novela : La princesa del Tártaro.

Curiosidades: Páginas con sonidos para ayudar a escribir.

 

Una preguntilla indolente para alguna bloguera piadosa. Story time #1

¿A que soy muy guai con el story time?

He visto diversos youtubers ( que son otra raza distinta a nosotros, ellos son como más cool, se comportan como si fueran famosos y nos interesaran sus mierdas, desde lo que desayunan, sus paseos, sus perros, sus gatos, sus plantas, sus rutinas de belleza, sus rupturas amorosas… en fin, todo eso que acontece en cualquier vida normal pero que ellos convierten en extraordinario solo a base de contárselo a la gente, alucinante, ojo, que no lo critico, ni descarto, pero sí manifiesto mi sorpresa de que lleguen a hacerse famosos… no sé, igual hay que probar) , como iba diciendo, he visto a youtubers que ponen en sus títulos este rollo de Story time y cuentan una mandanga de su vida y me he dicho “pos hala, yo no voy a ser menos”, y además con chulería porque yo no voy a contar nada, voy a hacer una pregunta, así que allá va para quien tenga a bien sacarme de mi duda:

¿Para hidratar la piel es mejor usar crema hidratante o aceite vegetal?

30-cosas-que-las-mujeres-de-30-solteras-están-cansadas-de-escuchar-6

Feliz jueves , amigos míos ¡¡

 

 

 

Tipos de lectores.

Muy buenos días, amigos blogueros y visitantes.

Espero que estéis muy bien en este mes de mayo que ha comenzado radiante y hermoso, con el calorcito justo, ni mucho ni poco, o sea, como tiene que ser.

Vamos ya a la entrada, y atención, porque os va a sorprender:

Lo primero de todo, los jóvenes son los que más leen. ¿Quéeeeeeee? Pues sí, ellos son los devoradores de libros. Suelen estar suscritos a alguna plataforma de tarifa plana ( todos sabemos cuál es, ¿verdad? ) y descargar muchos, pero muuuchos libros, de los cuales leen unos cuantos, pero los primeros en el orden de lectura son las sagas. Le dan una oportunidad a los noveles aunque les tienen que convencer a la primera, de lo contrario no vuelven a comprar un libro de ese autor ( olvídense de una saga que vaya in crescendo, nada, o le convences con el primero o te vas a comer pipas). Las sagas que más les gustan son las de paranormal, pero a las chicas no les importa leer unas saga romántica. Eso sí, agradable, divertida, amena y siempre con final feliz. El dato curioso en este grupo es que suelen leer en los trayectos de bus o de metro mientras se dirigen a sus obligaciones; institutos, universidades o centros de estudios varios. Tal vez, por eso prefieran la lectura amena y sin pretensiones.

 

pexels-photo-196649.jpg

 

El segundo grupo más lector está entre los jubilados; es decir, hemos pasado de un extremo a otro. Por el contrario que en el grupo anterior donde las que más suelen leer son las chicas, en este grupo leen más los hombres. La mayoría prefieren el papel pero muchos se atreven con la tecnología. Leen todo tipo de lecturas pero se decantan más por lo policial o las aventuras que por las sagas. Descartado totalmente el género romántico. Suelen leer en sus casas cómodamente y, al contrario que los jóvenes, les suele gustar comentar aquello que leen. Como dato curioso; suelen leer mucha literatura infantil si tienen nietos ( qué sería del mundo sin los abuelos? )

 

abuelo leyendo.png

Después de este panorama una se pregunta dónde están esas treinteañeras que leen bajo el sol de la playa, en sus noches después de acostar a los niños, o en las vacaciones familiares… pues efectivamente, son el tercer grupo de lectura, ojo, por detrás de los jóvenes y los abuelos, lo que parece natural tal y como está montada la sociedad de hoy en día donde las mujeres tienen que ser wonder woman, trabajar fuera y dentro de casa, ser sexis y atractivas y educar a sus hijos (sí, sí, sí… estoy haciendo una crítica al sobreesfuerzo de trabajo de las mujeres en esta sociedad) pues todavía tienen tiempo de leer y eso , desde luego, es para darles un aplauso. Les gusta la comedia, el chick lit, lo romántico sin caer en clichés, tampoco desprecian la intriga y , dato importante, sea cual sea el género escogido, tiene que haber tensión sexual entre los protagonistas ( lo que nos gusta una historia de amor, por dios).

 

RUBIA LEYENDO

Estos son , a grosso modo, los tres grandes grupos, de ellos muy tenidos en cuenta por las editoriales, los jóvenes. Hay otros como los especializados en un tema, los seguidores de los manuales de autoayuda, o la literatura docente.

Elijan su público y a por ellos.

Un besazo para todos y feliz día.