El dia del perro sin raza

agathatelocuenta

Quiero comentar en este post una iniciativa por los amantes de los animales que me parece digna de elogio, el dia del perro sin raza ¿El porque tiene tanto valor? Porque el amor no se mide por clases.

Por qué, pregunto yo, si conseguimos dejar atras un sistema de clases,que sólo  favorecía a los de buena cuna, por qué si nosotros en ese sistema sufriríamos un dolor irremediable casi peor que la muerte destinada a obedecer ordenes de un señor que a penas te da de comer (porque seamos realistas, pocos de los de aquí  presentes tenemos apellido noble), porqué si pedimos ser amados y correspondidos, que se acepten nuestros defectos, que la gente no sea superficial ¿por qué le hacemos eso a los perros? Ellos tienen amor, esa es la respuesta que hay que dar, sean de la camada que sea ¿cambiará en algo su manera de alegrarse cuando…

Ver la entrada original 73 palabras más

Anuncios

TOP 15: INSULTOS ENTRE ESCRITORES

top15insultos_elephantA la Woolf no le gustó la obra maestra de James Joyce, Ulises; a Mark Twain le disgustaba profundamente lo que escribía Jane Austen, Valle Inclán se dormía al intentar leer a Gorostiza.  Los escritores, como cualquier persona, también se malmiran frecuentemente unos a otros. En gustos se rompen géneros, y el chisme es también un  género menor de la literatura. Te presentamos 15 de los mejores y más lapidarios insultos literarios que hemos encontrado.

Mark Twain sobre Jane Austen

Cada vez que leo Orgullo y prejuicio me entran ganas de desenterrarla y golpearle en el cráneo con su propia tibia.

J.M. Coetzee sobre Sándor Márai

Su concepción de la forma novelesca era anticuada, su concepción del potencial de la novela era limitada, y sus logros en ese medio fueron, en consecuencia, escasos.

David Huerta sobre Bukowski (y sobre su séquito de fans)

Para entrar en materia, haré una pregunta…

Ver la entrada original 568 palabras más

Etimología de cojones y coño.

Mis queridos amigos

¿Cuántas veces en su vida han estado ustedes hasta los cojones de que sus hijas, esposas, novias o hermanas se toquen el coño a dos manos sin hacer nada?

Claro que también es posible que, sufridas mujeres, estén ustedes hasta el mismísimo coño de ver como sus maridos, novios, hijos, hermanos se toquen los cojones (ignoro si a dos manos, cuando digo que ignoro quiero decir que no tengo la certeza  aunque sospecho que se puede hacer a dos manos, no obstante, lo habitual es a una por lo que he observado en el entorno familiar).

No nos quedaremos en la parte graciosa de los derivados como papo, huevos, chirri, pelotas, chocho o incluso algunos subrealistas como happily powers (felizmente poderosos) para referirse a los testículos, pero sí vamos a enterarnos de una vez por todas de donde proceden tan insignes palabras por lo menos para compensar la ordinariez con el conocimiento ( y para que ustedes le den en la cara al que se atreva a corregirles en un momento de ira donde una palabra malsonante desfoga, no nos engañemos).

Vayamos a los cojones ( señoras, no lo tomen en un sentido literal) :

Cojones procede de la palabra latina coleonem que a su vez es la unión de coleo (bolsa) y el pronombre nem (los nuestros) , es decir, una bolsa para los nuestros. A mi siempre me hizo gracia esta original frase  porque se parece a otras de tipo reivindicativo como ” un voto para los nuestros” “una ayuda para los nuestros” . O sea, ya desde que el mundo es mundo los hombres elevaban sus cojones a una categoría digna de competir con los derechos universales.

Parece ser que hace ya muchos años aquellas dos bolitas colgantes los molestaban con su impertinente vaivén impidiéndoles hacer sus tareas con comodidad hasta que un día un espabilado, que no comprendo como su nombre no pasó a la historia, se le ocurrió colocarse en los miembros la piel de un animal para recogérselos. El hombre contaba orgulloso como había dejado de sentir la tortura diaria de pequeños golpecitos que le provocaban gran dolor mientras ejecutaba sus quehaceres. La idea cundió tanto que toda la comunidad masculina empezó a usarlos ( e aquí el nacimiento del calzoncillo).

De manera que la palabra tiene un origen cultural, histórico y etimológico. Pueden usarla bien orgullosos (me refiero a la palabra, el uso que hagan ustedes de sus testículos ya es otro asunto que no nos concierne)

Y ahora vámonos al coño , etimológicamente hablando, insisto.

Coño procede del término latino cunnus (ahora ya saben de donde procede la palabra cunnilingus) que significa conejo. Lo leyeron bien, repito, conejo. Si alguna vez se preguntaron ustedes de donde sacaba su abuela el palabrejo para designar sus partes mientras aprendían las normas básicas de la higiene femenina , sabiduría contenida en la gloriosa frase ” lávate el conejo y los dientes” que tanto nos horrorizaba, denle a sus abuelas y yayas el merecido valor, ellas eran etimológicamente correctas, sabias por intuición innata sin haber pisado una universidad en su vida ( ni falta que les hacía).

Pero veamos su historia.

Los romanos encontraban una semejanza entre el genital femenino y los conejos. No me pidan más explicaciones porque no las hay. Un listo lo dijo un día y a los otros les hizo gracia y de esa gracieta llegamos aquí. Ya sé que se lo están mirando preguntándose en que se parece un conejo a lo suyo. Créanme que cuando yo me enteré de esto, y me enteré en una clase universitaria, quiero que lo sepan, me persiguió durante días la imagen de un conejo moviendo el hocico de una lado a otro nerviosamente, incluso una noche soñé que Bugs Bunni me decía ” Éso es todo, amigos”.

Las romanas se depilaban, de hecho, había personas que ya en aquel entonces se dedicaban exclusivamente a esta actividad estética, sin embargo, hubo un periodo en que se puso de moda dejar crecer el vello genital para probar diversos adornos estéticos como aplicar henna para aclararlo o recortarlo solo en determinadas zonas, se conoce que este señor que hizo la semejanza entre el conejo y el coño gustó mucho de la moda que se impuso.

Y como último apunte, ya habrán deducido que la palabra cunnilingus procede también de esta época  y se basa en la unión de las palabras conejo y lengua, dense cuenta que las romanas supieron gozar mejor la vida que las mujeres de los siglos siguientes.

Y bueno, nada más por hoy.

Espero que hayan disfrutado de la entrada y que, a partir de ahora , cada vez que usen un cojones o un coño para expresar su estado de ánimo recuerden que están haciendo uso de la etimología latina.

Les deseo feliz día.

 

 

 

 

 

CÓMO HACER BUENOS DIÁLOGOS.

libro abierto para el blog.jpg

Por muy buena que sea tu historia,no tienes no tienes nada si tus personajes no interactúan entre ellos consiguiendo buenos diálogos, para que lo sean éstos no deben entorpecer la historia sino mejorarla.

Te dejo una serie de tics a tener en cuenta a la hora de elaborar diálogos:

  1. No digas cosas innecesarias. Es decir, nada de “Buenos días – dijo él” “Buenos ´días – le respondió ella” …Es evidente que cuando alguien entra en un sitio saluda y se le responde. Lo normal es apuntarlo brevemente como narrador.
  2. Tienen que aportar algo nuevo, algo que sin ese dialogo quede hueco y vacío. No repitas una y otra vez lo mismo para sellar una idea. Analiza cada uno de los diálogos de tu historia, elimina los que creas innecesarios.
  3. No deben ser grandes peroratas. Nadie quiere que un personaje le de una lección de moral, los personajes se caracterizan por sus acciones, dentro de esas acciones están sus diálogos pero si deseas meterte en la mente de tu personajes es mejor que lo hagas con voz de narrador.
  4. Un diálogo es más creíble cuando manifiesta el estado de ánimo del personaje. No expliques que está enfadado, demuéstralo con su tono de voz y sus frases.
  5. Que un personaje interrumpa a otro ofrece frescura y espontaneidad. Pruébalo para darle ritmo a tus diálogos.
  6. Si lo que deseas es aportar realismo no olvides parar el diálogo para explicar como el personaje tragó saliva en el momento de decir su frase o como movía las manos nerviosamente. Cuando una persona habla su cuerpo no se detiene sino que lo acompaña, y muchas veces usar un diálogo explicando gestos y tonos de voz ayuda a concretizarlo.
  7. El tema de los ” dijo”. No son siempre necesarios, en realidad no son necesarios la mayoría de las veces, a no ser que quieras añadir un gesto importante en el personaje que va a explicar su estado de ánimo,  intenta usarlos lo menos posible. Tampoco abuses de “añadió” “concluyó” “señaló” …Si el diálogo es bueno tu lector sobreentenderá quién está hablando.
  8. Es mejor decir el nombre del otro personaje a quien se dirige quien habla que añadir un “dijo fulanita” . Por ejemploNo me vas a convencer, Perla” mucho mejor que “No me vas a convencer- le dijo Hugo a Perla”
  9. Usa el truco de leer en voz alta tus diálogos. No te cortes, interpreta incluso el tono de voz que pondría tu personaje, si tu te lo crees el lector también.
  10. Lee mucho. En cada una de tus lectura desmenuza los diálogos, mira como están dispuestos, si son frases largas o cortas, que efecto pretende conseguir el escritor en el lector. Éste último es el mejor consejo de todos.

 

DEP Jo Beverley

Su nombre real era Mary Josephine Dunn y cuando nació un 22 de septiembre de 1947 en Inglaterra nadie sabía que la pequeña Jo iba a ser una de las reinas de la literatura romántica.

Esta maravillosa escritora elevó el género de romántica y lo convirtió en literatura de calidad , tomada en serio, leída por millones de mujeres en todo el mundo.

Comenzó a escribir en Canadá, donde su marido había sido destinado por razones laborales, para entretenerse mientras criaba a sus dos hijos.

En 1988 publicó su primera novela “Flor del desierto” y desde entonces su carrera fue imparable.

Sus argumentos son siempre brillantes, jamás se hace cansina porque cada historia tiene algo que sorprende. Jo era muy prolífica con sus sagas de familias así que lo normal era que de una primera historia fuera sacando otras donde los protagonistas solían ser los secundarios de su primera entrega.

Como libro destacado de ella quiero recomendar “Lady escándalo”, el primero de su saga Malloren.

Lady escándalo

Ambientado en la Inglaterra del siglo XVIII, en una sociedad amoral y promiscua, Jo beverley nos cuenta la historia de amor entre Cyn Malloreen y Lady Chastity.

Como todos los personajes femeninos de Jo , Chastity Ware es una joven decidida y valiente que trata de resolver un problema familiar sin demasiado éxito. La joven viste como un hombre para tratar de burlar la persecución familiar a la que está sometida por parte de un padre aristócrata estricto y despiadado. Cyn advierte desde el primer momento que se trata de una mujer.

Esta situación da lugar a una tensión sexual entre ellos que Jo , experta en el manejo de tales situaciones, logra recrear con humor y unos diálogos brillantes y llenos de chispa.

Esta licenciada en Historia de Inglaterra convirtió su novela en todo un clásico de la novela romántica.

Que descanse en paz esta escritora grande, ganadora cinco veces del premio RITA, que ha sido maestra de tantas otras escritoras

 

 

 

 

Las tecnologías y el placer de los amantes de la literatura

agathatelocuenta

En el post de hoy vamos a tratar un tema al que tienen que enfrentarse diariamente amantes de la literatura como un real dilema; ¿leer en formato papel o en digital? Es verdad que las tecnologías ofrecen más rapidez a la hora de conseguir un libro, tanto por la movilidad como por el coste, que suele ser menor. En contraposición hay muchas personas que manifiestan abiertamente “que si no es en papel no es lo mismo” ¿por qué? Pues en parte por los hábitos que acompañan a la lectura; Leer antes de dormir ¿se puede hacer por ejemplo en una tablet? Sí, pero muchas veces se produce vista cansada a consecuencia o no tiene el dispositivo batería provista para las horas que nos gustaría pasar leyendo; Otro hábito es el de leer en espacios abiertos a la luz natural que es mejor para nuestra vista, y más cuando eres…

Ver la entrada original 296 palabras más

Los morritos de mis niñas/mujeres. Lafierademiniña.

SDC11768Una preguntilla que lanzo al aire…¿Para subir fotos a las redes sociales es necesario poner morritos y posturitas?

Hace poco vi las fotos de la hija de una amiga mía. Una niña/mujer linda, de cabellos largos, cara bonita y ese incipiente cuerpo de mujer que tienen todas las adolescentes. Qué pena que en esas fotos la niña/mujer de mi amiga en lugar de mostrar su juvenil belleza se dedique a poner relleno en su sujetador para dar un inverosímil efecto push up y ponga esos morritos de niña caprichosa. En todas sus fotos, y eran muchas, veo ese mismo gesto y ese relleno artificial.

Movida por la curiosidad miré los perfiles de sus amigas…Todas igual…La misma pose, el mismo gesto, y el mismo relleno. Y no te cuento nada ahora que llega el verano como saldrán estas niñas en sus fotos.

Y lo que yo vengo a decir es ¿Por qué consienten ésto sus madres?

Tenía yo dieciocho años cuando mi padre rompió unas fotos que me había hecho mi propio hermano con unos amigos. Fue un momento traumático. Soñaba con llegar al instituto y mostrar las fotos de mis amigos buenorros italianos a mis amigas. Recuerdo lo mal que me sentí. Ya no iba a ser una chica popular que había conocido muchos chicos guapos en verano, solo sería una pringadilla que habría nadado en la playa y tomado el sol…y ésto a los quince años no te hace muy popular.

Toda la vida la mujer quiere reclamar su belleza porque la belleza, lo queramos o no, es un activo en las mujeres. No hay ningún machismo en mi afirmación, yo no tengo la culpa de cómo funciona la sociedad entendiéndose la sociedad como ese colectivo que pide tanto a las mujeres (belleza, ingenio, carisma, profesionalidad, simpatía, posición social y económica, maternidad responsable y todo ello sin perder la sonrisa, oiga) que cada vez son más las mujeres que por no llegar a tan elevados extremos ( vamos, la perfección) sufren de trastornos de ansiedad y depresión.

Y ustedes se preguntarán ¿ Y esto que tiene que ver con los morritos de la niña/mujer de tu amiga? Pues verán, ni corta ni perezosa le he preguntado a mi amiga, y ella me ha mirado con gesto desconcertado y me ha dicho “¿ Y qué puedo hacer? Si no la dejo hacerlo la convierto en una marginada. ¿Tu querrías que tu hija fuera una marginada?”

Esta respuesta me ha hecho pensar que pasan las generaciones y cambian las formas pero se mantienen los fondos. Una mujer tiene que ser guapa, ya está, porque sí, porque lo dice la sociedad, porque si no eres guapa no eres nada, además de guapa tienes que ser muchas otras cosas, pero que no se te olvide ni por un momento ser guapa, la friegas como no te enteres de éso, y si para conseguirlo tienes que usar push up, viva el push up, o poner morritos, o llenar tus redes sociales de fotos provocativas, o tener muchos seguidores, conseguir muchos likes, como si te haces el camino de Santiago de rodillas, pero guapa tienes que ser.

Era así hace veinte años, y sigue siendo así ahora.

La diferencia está en que a mí me dolió que mi padre rompiera las fotos de los buenorros italianos porque era mi forma de demostrar que yo era guapa ( muchos admiradores= guapa=prueba de ello=fotos) y ahora ya no son fotos, ahora son morritos, likes y y seguidores.

Es el mismo perro con otro collar.

Así que a todas las cuarentonas ( verdad que cuarentonas es un término muy feo), corrijo…A todas las cuarentañeras que se les ocurra criticar a las sufridas madres que permiten que sus preciosas hijas pongan morritos y postureo les voy a recordar que también en algún momento todo lo que deseábamos era ese reconocimiento de que éramos guapas, porque nosotras ya sabíamos que éramos inteligentes pero que éramos guapas nos lo tenían que decir los demás.

Y no es culpa de las madres, ni de las hijas y sus morritos, es culpa de esta sociedad en la que  una niña linda desde que es pequeñita es más valorada por los demás que su compañera feíta.

Somos mujeres que jugamos con reglas de hombres, que no se nos critique encima por ser las que mejor juegan, y mucho menos, otras mujeres.