No hagan caso de los talleres literarios.

Este post va a ser muy corto porque lo único que quiero decirles es que no hagan un excesivo caso de talleres, consejos y demás zarandajas.

Ya les dijeron cómo escribir, de qué escribir, cómo deben empezar y terminar un relato, qué es lo que se debe evitar y lo qué se debe potenciar, cuánta profundidad deben darle a cada personaje, cuántas palabras , páginas y folios debe tener su historia, cuáles son los temas más comerciales, es posible, incluso, que les hayan dicho como abrirse camino para conseguir una primera publicación.

Todo eso está muy bien, por supuesto yo seguiré dando consejos, humildes consejos que se basarán sobre todo en mi manera de escribir, como tantos otros basan los suyos en ese mismo pilar, pero lo más importante de todo es su creatividad.

Todos decimos más o menos lo mismo filtrándolo con nuestra propia experiencia, ahora ustedes, escritores, decidan que toman y que dejan, porque lo único importante acá son sus ganas de escribir, su ilusión, la historia que quieren contar, y como dueños de ella deben ser ustedes mismos los que decidan cómo, cuándo y porqué.

Les animo a que sigan escribiendo, a que no abandonen su sueño, a que demuestren que ése es su estilo y así quisieron contarlo, en algún momento si no desfallecen van a dar en la diana.

Cuenten esa historia, la suya, sin que nadie les diga si es comercial o no, usen sus propias palabras, potencien su creatividad, y háganme a mi y a muchos otros el caso justito, que el don es de ustedes.

Que su día esté lleno de creatividad.

 

¿Cuántos personajes se deben crear?

Sólo te puedo dar una respuesta : Los suficientes para que el hilo de la trama se desarrolle.

Claro, es una respuesta obvia, no te aclaré mucho ¿verdad?

Seguro que estás cansado de leer documentación sobre personajes, modos de escribir una novela, comienzos, finales, lo que debes hacer, lo que debes evitar, si debes escribir en primera persona o usar un narrador… Y es que la verdad todo depende de tu creatividad.

Escribe lo que desees, como lo desees, alterna voces si eso es lo que te pide el cuerpo, y si después piensas que no está bien entonces repasa lo escrito, pero no dejes de escribir para aprender como tienes que escribir.

Dicho esto, mi consejo si no te quieres complicar mucho la vida,  es que hayan un par de personajes sobre los que gire la trama, en realidad, con dos personajes se podría hacer una novela ( no sería un mal ejercicio intentarlo) , sin embargo, si queremos que las cosas nos resulten más fáciles, lo normal es que haya dos centrales, un par de ellos apoyando y afianzando a los dos centrales y con ello ya tendríamos seis personajes.

Es tu propia creatividad la que te pedirá mayor o menor importancia de los secundarios en la trama, suele ocurrir que llega un momento en que cogieron peso en la historia, si consideras que su intervención es lo suficientemente importante para el desarrollo de la novela tendrás que darles una profundidad, contar porque son tan importantes para los protagonistas.

Trata de limitar las subtramas en una novela. Al lector le interesan los personajes que tratan la idea, así que debes diferenciar entre darle profundidad a un personaje secundario y crearle una vida que el lector no seguirá porque le interesa la historia que ya le estás contando y no otras.

Suerte y que tengas un día lleno de creatividad.