Roles sexuales en las novelas.

crying-1299426_960_720Os tengo que decir la verdad, me he pensado mucho el título de esta entrada porque es muy fácil pasar de la caracterización sexual de un personaje al sexismo en la novela.

En un principio iba a titularlo El machismo en la literatura, después me di cuenta que lo quería era dar mi opinión sobre las formas de diferenciar lo que es la sexualización del personaje y cuando estamos ante una literatura machista, entendiéndose ésta como la que ofende a una persona en su condición de mujer ( malos tratos que se justifican, posesividad absoluta de un hombre sobre una mujer, sumisión de la mujer…)

Todos estamos acostumbrados a leer como un macho alfa se enamora locamente de una chica sumisa. Llamemos a las cosas por su nombre. Repito el tándem ,macho alfa- chica sumisa.  

Os estoy hablando de ese guapote que se liga a todas pero se enamora locamente de una joven sin demasiada popularidad que florece como un tímido capullo gracias a su atención. ¿A qué os suena?

Cuidado que no estoy demonizando este tipo de novelas ni a sus lectoras. Yo también he leído algunas de ellas y me han gustado, pero aquí me gustaría añadir, me han gustado la mayoría, hay otras que se pasan de castaño oscuro * . (Al que no sepa lo que es pasarse de castaño oscuro más abajo tenéis de donde viene la expresión 🙂 )

Pasarse de castaño oscuro es una expresión que indica que se rebasaron los límites. La expresión coloquial viene del ámbito de la estética…si te pasas del castaño oscuro te vas al negro, y eso no es lo que yo te he pedido, peluquerucho.

En realidad todas llevamos en nuestra cabecita loca todos esos clichés del príncipe que salva a la princesita. No es culpa nuestra, llevamos aprendiendo éso toda la vida a través de las películas, la literatura, los cuentos infantiles y como esos hombres en la vida real no existen al final nuestras fantasías se convierten en novelas. Los personajes de las novelas influyen en nuestras relaciones ¿Verdadero o falso? — agathatelocuenta, no obstante, una cosa es ese macho alfa que nos enloquece y que sabemos que solo habita entre las páginas de un libro y otra cosa es aceptar que una mujer disfrutará leyendo determinados párrafos, a veces en manos de quien menos te lo esperas.

Tal vez sea mejor que lo explique con un ejemplo, que a veces más vale una imagen que mil palabras ( solo a veces, amigos blogueros de fotografía), aquí van algunos fragmentos de LA NOVIA CAUTIVA DE JOHANNA LINDSEY:

Christina se sentía como una niña, y sollozaba sin control. Nadie, ni siquiera los padres, jamás la había golpeado así. Pero por humillante que hubiese sido la experiencia, Philip tenía razón; se lo había merecido.

-Maldita sea, Tina. Te di mi palabra de que no te violaría, pero no prometí que no habría de besarte o tocarte el cuerpo. Ahora, ¡quieta! -dijo con voz dura.
Y te advierto una cosa. Si alguna vez intentas huir de mí, te encontraré y a latigazos te arrancare la piel de la espalda. Te lo prometo.
-La mayoría de los habitantes del campamento dormía. Aun así, no es nada de lo cual debas avergonzarte.
-A decir verdad, no me enorgullece -dijo Christina-. Pero sí, sé que anoche merecía que me castigasen.
Una protagonista secuestrada, maltratada, abusada y violada que además está orgullosa de su hombre y que cuando es castigada asume que lo merece y lo grita a los cuatro vientos. ¡Toma ya !
Definitivamente ésa es la diferencia entre la caracterización sexual del personaje y el machismo.
A las mujeres nos gustan los hombres viriles, no los maltratadores, nos gustan que nos hagan el amor, no que nos violen, nos gusta que nos seduzcan, no  que nos obliguen, por éso es muy importante no rebasar esa delgada línea entre la virilidad y el abuso, y nuestras historias no deberían fomentar jamás ese tipo de personajes. Mucho cuidado a la hora de generar la tensión sexual entre los personajes Generando tensión sexual en la novela.
Les remito a una entrada que profundiza en el tema  y de la que he extraído los fragmentos expuestos
Mi absoluto respeto a todos los escritores y a todos los lectores, pero desde mi punto de vista hay cosas que son absolutamente inconsentibles.
Les deseo un feliz día 🙂
Anuncios

11 comentarios en “Roles sexuales en las novelas.

    • Ay! Que le di a enviar antes de terminar el comentario… jaja Pues lo que estaba diciendo, yo soy de las que me gusta el personaje malote, al que no le importa nada pero al final cae rendido a los pies de la protagonista, a su vez me apasiona la protagonista con carácter y no la mujer sumisa que se deja mangonear, me encantan estas historias, resultan muy entretenidas e interesantes. Saludos!

      Le gusta a 1 persona

      • Gracias por leerme y por tu comentario 🙂
        Justo en lo que dices está esa línea entre la fantasía y el exceso.
        Cuando leo a un malote, mujeriego al que una mujer con carácter le para los pies, me gusta ( a eso me refería cuando hablaba de que he leído ese tipo de novela y me gustan la mayoría) sin embargo, detesto a esa protagonista que carece de criterio para mimetizarse con lo que hace su macho, y de esas hay bastantes en este tipo de literatura.
        La que era genial perfilando ese tipo de protagonista femenina era Jo Beverley. A pesar de que sus historias están enmarcadas en épocas históricas difíciles para la mujer, era una maestra perfilando mujeres seguras de sí mismas que se rebelaban contra el machismo reinante, de ella me gustan especialmente las ambientadas en la época británica georgiana, en la que la decadencia y la promiscuidad estaban a la orden del día entre la aristocracia y las clases altas.
        Si puedes consíguete la saga Malloreen de esta autora que , lamentablemente falleció hace poco, te encantarán.
        Sigo tu blog con expectación 🙂

        Le gusta a 1 persona

  1. La sumisión extrema no deja de ser una caracterización sexual más. Yo creo que si existe en la vida real tiene que existir en la literatura. El mal está en las verdaderas intenciones del escritor y en las interpretaciones que pueda hacer el lector.

    Le gusta a 1 persona

  2. Mi querido amigo, que alegría verte por aquí y tener tu valioso comentario.
    Voy por partes, poe, la sumisión extrema es una caracterización más si, y solo si, lleva a una resolución que no sea la aceptación del abuso como parte normal en una relación, porque entonces corremos el riesgo de que un lector joven pueda mimetizar algo tan importante como es el amor en nuestras vidas con el maltrato y el abuso.
    Ésta sería mi opinión en al asunto.
    Con respecto a que todo lo que existe en la vida real debería existir también en la literatura estoy de acuerdo, para eso existen las novelas distópicas que por cierto tienen mucho éxito últimamente.
    Para cerrar el tema creo que hay lecturas en que no hay lugar más que a una interpretación cuando se tiene un poquito de sentido común.

    Gracias por pasarte por aquí, estoy encantada con tu comentario y me paso ahora mismo por tu blog 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s