Anais Nïn o como hacer de tu capa un sayo sin importarte la opinión ajena.

Mucho se ha escrito sobre ella, sus textos cargados de erotismo han dado la vuelta al mundo, sobre todo porque están escritos en una época donde todo aquello sobre lo que ella escribía era tabú.

Hoy en día no nos escandalizamos de nada pero sus textos, sus opiniones sobre el amor y el deseo, siguen estando vigentes en nuestros días.

Anais sigue sorprendiendo, sigue leyéndose con fascinación porque la falta de pudor y el llamar a las cosas por su nombre siguen dando luz a muchos misterios femeninos.

Les dejo algunas de sus frases:

el sexo anais nin

Frase pronunciada en 1916…un escándalo. Pero tiene toda la razón, nada acaba antes con el deseo que la previsibilidad. Cuando nuestro comportamiento es totalmente predecible estamos sentenciados.

anais 2

Aunque esta frase la usó para justificar sus múltiples infidelidades nadie puede negar que es cierto. En el amor cada uno ha de tener su mínimo de libertad sino muy pronto deja de ser amor para convertirse en atadura.

ANAIS NIN POETISA (9nnn).jpg

Frases en las redes tienen muchas de esta enorme escritora que en sus diarios dejó lo mejor de sí misma.

Su éxito, verse a sí misma y a sus debilidades como parte de una humanidad propia. Anais jamás buscó ser aceptada en la sociedad, sin embargo, la sociedad la buscaba a ella.

Es un ejemplo de ser antes de aparentar.

Si tuviera que recomendar uno de sus libros para empezar a acercarse a ella les diría que no dejen de leer Delta de Venus. Este libro es un conjunto de relatos eróticos pagado por una anciano que quería leer sexo explícito. Contiene uno de los grandes personajes de Anais, la prostituta Bijou. A través de ella Anais nos da a conocer los más oscuros secretos y fantasías sexuales de una serie de personajes que no pierden su humanidad por ello.

Les dejo este fragmento para que ubiquen de que estamos hablando:

Por vez primera, la ansiedad que había sido como una irritación en la superficie de su piel se replegó a una parte más profunda de su cuerpo. Se replegó, se acumuló y se transformó en un cen­tro ígneo que aguardaba a que lo hicieran explotar el tiempo y el ritmo de él. Sus caricias eran como una danza en la que ambos cuerpos giraban y se deformaban adquiriendo nuevas formas, nuevas dis­posiciones, nuevos rasgos. Estaban acoplados como gemelos, él con su miembro contra el trasero de ella, ella con los senos como olas bajo las manos de él, dolorosamente despiertos, conscientes y sen­sibles. Luego él montaba a horcajadas, como un gran león, sobre el cuerpo de la mujer, que colocaba sus puños bajo sus nalgas para izarse hacia el pene. La penetró por primera vez y la llenó como ningún otro lo había conseguido, alcanzando las últimas profundidades de sus entrañas.

Sensual, atrevida, impúdica, a través de ella podemos aprender mucho de la narración erótica.

Que lo disfruten si se deciden.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s