Cápsulas de tiempo.

vela para el bañoElla no tenía manos, tenía caricias, no tenía ojos, tenía miradas, y no tenía labios, tenía besos. Así la veía yo con mis ojos grandes de niña asustada.

Removiendo entre los cajones mientras las virutas de polvo revoloteaban encontré lo que yo llamo “cápsulas del tiempo”…todo el mundo las tiene, esas fotos de las que ya no te acordabas, algunas cartas, incluso algún olor, bendito olor , que te recuerda la cara de esa persona a la que amabas.

¿Qué tiene esto que ver con la literatura y con el noble oficio de escribir? Pues que una de esas “cápsulas del tiempo” eran algunos relatos que escribí siendo aún una niña y que esas manos que tanto me acariciaban habían guardado como pequeñas joyas.

En esos relatos encontré a la niña que yo era, lo que soñaba, lo que creía, y lo que inventaba en una imaginación que , en ocasiones, me desbordaba.

Sonrío al pensar que ella, lejos de mutilar aquella fantasía efervescente, la potenciaba.

La recordé en la cocina mientras le contaba como me había visitado un hada y como ella, me miraba sonriente y me hacía preguntas que estimulaban mi imaginación…¿y cómo era el hada, y que te dijo, tenía alas, para qué vino?

Las cápsulas del tiempo para un escritor son los relatos que escribió en la niñez, en la juventud, esos relatos que ahora , muchos años después nos hacen sonrojar, y en la vida de cada escritor está esa persona especial, ese ángel, que cuando apenas éramos una chispa creyó en nosotros hasta convertirnos en una llamarada.

Hoy quiero dedicar este post a todos ellos, a todos esos ángeles que fueron apareciendo en nuestro camino hasta convertirnos en quienes somos, a todos aquellos que, por amor, y no por la valoración de una calidad literaria, guardaron hasta el más ridículo poema porque para ellos era importante.

Y especialmente a ella, a mi ángel, a sus ojos verdes y sus manos callosas.

 

 

Anuncios

4 comentarios en “Cápsulas de tiempo.

  1. Qué bonito haber tenido un ángel así, yo tuve lo contrario, cuando empecé a escribir, me lo prohibió (mi madrastra, por supuesto), así que empecé a escribir ya siendo adulta, pero no importa el cuándo, sino que ¡al fin! puedo hacerlo y disfrutar de ello.
    Abrazos de luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s